“El secreto de Joe Gould” de Joseph Mitchell

5/5 - (1 voto)

ISBN 978-84-339-6906-4
EAN 9788433969064
NÚM. DE PÁGINAS 192
COLECCIÓN Panorama de narrativas
CÓDIGO PN 446
TRADUCCIÓN Marcelo Cohen
PUBLICACIÓN 01/02/2000

Introducción

Salman Rushdie, Julian Barnes, Martin Amis y Doris Lessing forman parte de la lujosa y tupida lista de escritores del ámbito anglosajón que en 1996, cuando apareció este libro, alzaron la voz para advertir acerca del acontecimiento que significaba esa publicación. Joseph Mitchell, uno de los grandes maestros del periodismo neoyorquino, había escrito estas crónicas -ambas para la mítica revista The New Yorker, en la sección en la que Mitchell se ocupaba de los «perfiles» de los personajes más variados y exóticos de la ciudad- con veintidós años de diferencia: la primera, «El profesor Gaviota», en 1942; la segunda, que da título al volumen, en 1964, siete años después de la muerte de Joe Gould.

Sinopsis

“El secreto de Joe Gould” de Joseph Mitchell es una fascinante inmersión en la vida de uno de los personajes más enigmáticos de Nueva York. A través de dos crónicas publicadas con décadas de diferencia en The New Yorker, Mitchell retrata a Joseph Ferdinand Gould, un exalumno de Harvard que se despoja de su herencia cultural y social para sumergirse en la bohemia neoyorquina. Gould, conocido por su proyecto inacabado, una “Historia oral de nuestro tiempo”, pretendía capturar la esencia de Manhattan a través de miles de diálogos y relatos personales. Viviendo entre la mendicidad y el desdén por las convenciones sociales, se rodeó de figuras literarias prominentes y se convirtió en una leyenda urbana, especialmente después de su muerte, cuando la búsqueda de su monumental obra reveló sorpresas inesperadas.

La narrativa de Mitchell no solo explora la vida de Gould y su misterioso proyecto, sino que también ofrece un vistazo al vibrante mosaico humano de Nueva York durante las décadas de 1940 y 1950. “El secreto de Joe Gould” es un testimonio de la complejidad de la vida urbana y del poder del periodismo literario para capturar historias personales que resuenan con temas universales de ambición, locura y la búsqueda del significado en medio de la efervescencia de la gran ciudad. Este libro es un viaje literario que celebra la figura del escritor como un bohemio romántico, obsesionado con su arte hasta el punto de la total autoentrega, ofreciendo a los lectores una historia rica en detalles, personajes memorables y el descubrimiento de un secreto que desafía nuestras expectativas sobre la literatura y la vida.

Mi Crítica

Esta obra ha sido realmente un descubrimiento increíble. En un libro, que también recomiendo, “Manhattan 45” de Jan (James) Morris, se cita de pasada a este personaje: Joe Gould. Buscando algo de información en Internet, descubrí que había una película del año 2000, protagonizada por Stanley Tucci e Ian Holm, y dirigida por el propio Stanley Tucci. Más tarde descubrí que estaba basada en el libro homónimo de Joseph Mitchell.

Primero lo leí en eBook, en una plataforma de pago con una licencia gratuita para 7 días. Tardé solo una tarde. Quedé tan impresionado que lo compré en papel y lo releí a la semana. Me parece una auténtica maravilla. Tanto la calidad literario del periodista neoyorquino, Joseph Mitchell, como la apasionante existencia de Joe Gould. Un personaje entrañable de las calles del Nueva York de los años 40.

“El secreto de Joe Gould” evoca una gama profundamente rica de emociones. Inspirando admiración por la singular dedicación de Gould a su monumental pero esquiva “Historia oral de nuestro tiempo”, el libro también provoca una sensación melancólica por la figura trágica de Gould, quien, a pesar de su genialidad, se ve abocado a una vida de privaciones. La revelación del “secreto” lleva al lector a reflexionar sobre la delgada línea entre la genialidad y la locura, la obsesión y el arte.

A través de la obra de Mitchell, se siente una profunda empatía por las personas marginadas y se contempla la belleza en las vidas que a menudo pasan desapercibidas. Al final, el libro deja una impresión duradera de asombro ante la complejidad de la naturaleza humana y el poder de la narrativa para capturar la esencia de la vida.

Nota

5 sobre 5

Curiosidades

¿Quién fue Joseph Ferdinand Gould, el personaje central de estas narrativas, tan puro como perturbador? Proveniente de una de las familias más arraigadas de Massachusetts y graduado de Harvard, Gould rompió en 1916 con las convenciones y tradiciones de Nueva Inglaterra para trasladarse a Nueva York. Ahí, sorprendentemente, optó por una vida de mendicidad.

Su ambición era monumental: crear una “Historia oral de nuestro tiempo” que documentara en detalle los diálogos, biografías y relatos del mosaico humano de Manhattan. Figuras literarias de la talla de Ezra Pound y E.E. Cummings mostraron interés en este proyecto, discutiendo sobre él en diversas publicaciones. Mientras tanto, Gould vivía en las calles o en alojamientos precarios, subsistiendo con lo mínimo y vistiendo ropas desechadas por sus amigos del Greenwich Village, poetas y pintores.

A menudo se le veía ebrio, emulando el vuelo de una gaviota, y aunque su “Historia oral” seguía siendo un misterio sin revelar, ya tenía cierta notoriedad. Tras su fallecimiento en 1957, sus amigos se lanzaron a una búsqueda exhaustiva del legendario manuscrito en los lugares que Gould frecuentaba, desentrañando finalmente el “secreto” que Mitchell revela en su segunda crónica.

En esos momentos excepcionales donde el periodismo alcanza las cumbres de la gran literatura, no solo nos encontramos ante la pluma de un autor genial; también se requiere de un personaje trascendental -“El último bohemio”, como se referían a Gould, encarna el ideal romántico del escritor completamente absorto en su creación- y de un escenario sin igual, como lo fue el efervescente Nueva York de las décadas de 1940 y 1950. “El secreto de Joe Gould” es una obra para saborear en cada línea, atesorando cada detalle y continuando la exploración de su profundo significado incluso después de finalizar su lectura.

“Doris Lessing calificó este libro como ‘auténticamente original: no puedo pensar en nada que se le parezca'”.

“Salman Rushdie lo describió como una ‘iluminación a la altura de la mejor literatura’, revelando a ‘Joseph Mitchell como un tesoro escondido'”.

“Julian Barnes instó a que, ‘ahora que estas crónicas de Mitchell finalmente se han compilado en un volumen, no solo deben ser leídas, sino que conviene hacerse con varias copias para obsequiar a nuestros mejores amigos'”.

“Martin Amis reflexionó que, ‘de haber sido neoyorquino, Borges nos habría sorprendido con algo parecido a El secreto de Joe Gould'”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *